Información Sindical

|

¿Yo, en un sindicato? ¿Para qué?

¿Yo, en un sindicato? ¿Para qué?

La función de los sindicatos es fundamental para la construcción de una sociedad democrática y para las empresas: quienes conforman un sindicato, luchan por los derechos de los y las trabajadoras, les dan voz y capacidad de incidir en las decisiones que las empresas y los gobiernos toman sobre sus condiciones de trabajo.

En las empresas donde no se conforman organizaciones sindicales, las decisiones sobre los temas laborales son tomadas sin la participación de trabajadores y trabajadoras. De modo que les toma someterse a las medidas que las empresas definen unilateralmente.

Mientras que en una empresa donde sus trabajadores y trabajadoras se agrupan en la organización sindical, éstos tienen la posibilidad de proponer, modificar y transformar sustancialmente las relaciones laborales, conquistando derechos y libertades que le permitan disfrutar del trabajo digno.

El sindicato defiende los derechos laborales de trabajadores y trabajadoras

Cuando los trabajadores crean e impulsan una organización sindical, contribuyen a la construcción de un nuevo modelo de relaciones laborales basado en el respeto a los trabajadores y las garantías para ejercer el derecho fundamental de asociación sindical.

Si, por ejemplo, la empresa despide a un trabajador argumentando justa causa, pero el trabajador está convencido de que es injusto, ¿quién defiende al trabajador?; ¿quién lo asesora?; ¿los responsables de gestión humana lo defenderán?

Sólo la organización sindical asesora, defiende y apoya a los trabajadores y trabajadoras.

Pertenecer al sindicato implica participar en las negociaciones colectivas

Hacer parte de un sindicato implica poder participar de todos los espacios de diálogo y concertación entre él y la empresa. Esos escenarios son llamados negociación colectiva.

Sin embargo, existe uno especial en el cual se pretende el establecimiento de una convención colectiva, que es el documento en el que se recogen los acuerdos a los que sindicato y empresa llegan con respecto a  temas como:

  • Fijar las condiciones sobre la contratación de trabajadores, estabilidad laboral y normas para despidos.
  • Establecer reglas para manejar las relaciones entre empleadores y trabajadores.
  • Establecer reglas para manejar las relaciones entre las organizaciones de empleadores y las organizaciones sindicales.
  • Influir en las normas de contratación, ascensos, promociones y reemplazos.
  • Concertar tablas y aumentos salariales.
  • Fijar primas de vacaciones y antigüedad.
  • Crear y regular los fondos de vivienda y educación.
  • Instaurar comisiones y bonificaciones.
  • Pactar beneficios económicos extralegales: matrimonio, maternidad, aborto, calamidad, fallecimiento de familiar o del trabajador, entre otros.
  • Regular horarios de trabajo, descansos y vacaciones.
  • Establecer normas de productividad y calidad del trabajo, bonificaciones por rendimiento, metas y productividad.
  • Crear programas de formación para el trabajo y salud ocupacional.
  • Incidir en políticas sobre beneficios para el trabajador y su familia.
  • Crear mecanismos que garanticen los derechos y acciones sindicales.

Otros beneficios que los sindicatos le brindan a sus afiliados y afiliadas 

  • Asesoría jurídica gratuita para los y las afiliadas.
  • Acompañamiento y defensa en procesos de descargos.
  • Acciones legales para indemnizar y reintegrar por despidos injustos.
  • Apoyo jurídico en apelaciones y procesos judiciales.
  • Pueden crear sus propios fondos y beneficios económicos solidarios.
  • Pueden capacitar en sindicalismo, derechos laborales, salud ocupacional, negociación colectiva y mecanismos legales de defensa.
  • Apoyos específicos para afiliados en caso de calamidad.
  • Fuero sindical para los y las directivas de las juntas municipales y la Junta Directiva Nacional.
  • Acceso gratuito a las sedes sindicales u de recreación, cuando la organización tenga convenios con ellas.
  • Recreación, cultura y deporte.